Blogia
Falange Montañesa

¿JAIME BLANCO? A ESTE ME LO FUSILEN AL AMANECER

¿JAIME BLANCO? A ESTE ME LO FUSILEN AL AMANECER

El PSOE tocó fondo, es difícil que caiga más bajo habida cuenta que aún lo sostiene una base tan fanática como ignorante a la que la realidad, la verdad y el conocimiento no hacen mella porque no hay más ciego que el que no quiere ver ni más sordo que el que no quiere oir. El PSC no podía ser menos pero se atisban noches de cristales rotos y cuchillos largos.

Convertido el PSC en albergue de medianías no dudaron en echarse en brazos del regionalismo paleto para alcanzar el poder y, dejando en manos de Revilla Presidencia y consejerías de imagen y postín, se quedaron con las consejerías de desgaste sin importar el progresivo deterioro de la imagen pública del partido que quedó como mero siervo del PRC hasta el punto de ser sobrepasado ampliamente por éste en los últimos comicios regionales. Una presidenta, Vice regional, de chichinabo, consejeros de industria bajo sospecha o condenados, puerto en ruinas, consejero de Economía tránsfuga que se ha revelado como un perfecto inútil y la pérdida de ayuntamientos emblemáticos como Torrelavega, Camargo y muchos otros, parecería lógico que en Bonifaz se colgase el cartel de liquidación total por cese de negocio, pero no...

Enchufistas y enchufados pelearán por mantenerse en el machito aunque para ello haya que morder las manos de los otros náufragos que intentan aferrarse a la tabla; se imagina alguien a la buena de Mª Jesús Calva teniendo que ganarse las alubias con el sudor de su frente, no ¿verdad?. Los nuevos señoritos y los señoritos de antes que se aclimataron perfectamente a las nuevas jerarquías no parecen dispuestos a echarse a un lado tras los sucesivos fracasos estrepitosos, nada de contrición, nada de penitencia, nada de nada.

Es inimaginable pensar que una fuerza política pueda quedar en manos de mindundis como Casares, Carrascos o Eugenias; mucho menos en gallos con espolones como Guimerans u Orizaolas y si Mañanes es el futuro, sólo hay que pensar en aquello de que la cara es el espejo del alma para que den ganas de echar a correr.

Queda pues la vieja guardia. Rosa Inés García, que perdió su influencia y quedó marginada del aparato y su marido, el eterno Jaime Blanco, siempre crítico con el amancebamiento del socialismo cántabro con el revillismo paleto. Parece increible tener que concluir que la única salida medio digna que le queda a este partido, que en circustancias normales debiera ser liquidado por sus acólitos por dignidad, sea volver 20 años atrás. No extraña por tanto que el Alcalde de Val de San Vicente, senador por chiripa, convertido en inútil subvencionado por mor de la voluntad popular y con los coros de Chusa, a la que Dios permita vivir sin tener que fichar, haya pedido que el susodicho Blanco sea ejecutado sin juicio al amanecer por el terrible delito de criticar las decisiones de la Ejecutiva Gorostiagueña. El socialismo siempre defendiendo la libertad y la democracia, da gusto, brillo y esplendor.

Por supuesto, el ideal sería la desaparición de un grupo político nefasto para la historia de España como ha constatado la historia; es difícil creer que alguno de sus acólitos pueda ser recuperado para laborar por una España verdaderamente libre y grande, lejos de la mentira, la secta y la zapa contra la hispanidad que ha caracterizado al socialismo desde su fundación. Desgraciadamente el fanatismo demócratico es el más deleznable, ciego y vacuo de los fanatismos y no duda en fusilar al amanecer a aquel que se sale de la foto.

Por todo ello, cuando el año que viene toque pasear al espantajo de Alfonso Guerra por los valles mineros, puño en alto y estupideces al viento, espero que los "socialistas" de a pie piensen que el PSOE no es el partido de los descamisados, de los trabajadores o de los pobres, sino que es el de los despilfarradores, señoritos, nuevos ricos y por encima de todo el de los banqueros. Mientras en España hay trabajadores que cumplen condenas de año y medio hasta el último día por el delito de ser libres, cultivados y de espíritu inquieto e inconformista, los socialistas, además de arrastrar sus miserias por las gasolineras, se dedican a indultar a los banqueros mientras enfrentan a los españoles, los arruinan y lanzan a las fuerzas de seguridad contra los ciudadanos que van a misa mientras compadrean con asesinos para conseguir su ansiada meta de romper la unidad de España.

Esos socialistas fanáticos que "siempre han sido del PSOE" deben ser conscientes de que son cómplices de todas las acciones canallas de sus dirigentes, que la lealtad no es sinónimo de borreguismo, que la fidelidad no es aplicable  con los referidos canallas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres