Blogia
Falange Montañesa

¿HAY ALGO MAS ABYECTO QUE UN COMUNISTA ESPAÑOL?

¿HAY ALGO MAS ABYECTO QUE UN COMUNISTA ESPAÑOL?

Todo el mundo sabe que la izquierda española es cateta, sectaria, desvergonzada, traidora, soberbia, atrevida, ridícula y otros miles de adjetivos más; de toda la izquierda española, además, los comunistas se llevan la palma en lo que a estrafalarios, estúpidos y decadentes se refiere.

Su patética ridiculez se acentuó a partir del derrumbe total del imperio soviético, como cáscara vacía que era, como gigante con pies de barro que Hítler comprendió tan bien. A partir de aquí pasaron de ejecutar homosexuales a ponerlos por bandera, a defender cualquier causa perdida aunque supusiese un insulto a la inteligencia y al sentido común. Nuestros comunistas autóctonos viven en y del pasado, son los auténticos franquistas del país, no pasa día que no piensen en él, a pesar de que muchos no llegaron ni a conocerle. Sujetos como Llamazares representando al "pueblo" son la prueba palpable de que en la Carrera de San Jerónimo se ha desatado una plaga de necedad de magnitudes bíblicas.

En estos días nuestros rojetes se quitan el calzón y en pelota picada nos muestran sus vegüenzas sin pudor. Como muestra dos casos:

Garzón, que tras utilizar todas las estratagemas posibles para retardar, torpedear y dificultar las causas que contra él se están siguiendo, por fin se sienta en el banquillo por supuestos delitos tan graves como la prevaricación. Aunque al figurín no se le juzga por intentar juzgar al franquismo o perseguir la trama Gürtel, sino por prevaricar en el primer caso al no inhibirse en una causa que no le tocaba y por pasarse el´secreto de las conversaciones entre abogado y cliente por el forro de los cojones, como si de estar en una cheka se tratara. Ante esto, el circo de tres pistas rojo, trapecistas pocos pero payasos a cientos, se pone en marcha y haciendo bandera del juez amigo de Botín, cuyas causas archiva mientras cobra de su dinero en Nueva York, salen a la calle para dejar patente que no tienen otra cosa que hacer que limpiarle el sable a un fulano que se va de cacería con ministros como si del Caudillo se tratase. En aborregada manada, los Bardem, Llamazares y demás especímenes amigos de Carrillo se dedican a llamar fascistas, o facistas que también puede ser, a los magistrados que tienen que juzgar al chapucero juez más conocido por sus meteduras de pata y su incompetencia que por otra cosa. Y es que todo lo que no sean tribunales populares les repele a esta caterva que hasta se traen memos de organizaciones extranjeras donde se parapetan otros rojetes como ellos, que vienen a contarnos aquellas monsergas de "y qué pasaría si en tal o cual sitio hubiera estatuas de, o se procesase a tal o cual". La mentira, la manipulación y la tergiversación son las únicas armas de unos truhanes que nada tienen que ofrecer y nada tienen que aportar.

El segundo caso es de película de Berlanga. Se juzga a Doña Josefa Medrano, la Pepa en adelante, concejala del Ayuntamiento de Sevilla, de un delito de prevaricación por prohibir un acto de homenaje al escritor Agustín de Foxá. La otrora Delegada de Participación Ciudadana del consistorio sevillano, demócrata de postín, impidió que unas asociaciones llevaran a cabo el referido homenaje al genial novelista falangista por motivos ideológicos, de forma arbitraria y precipitada, según el Ministerio Fiscal. O sea, si durante el Gobierno del General Franco se pudo conocer y estudiar la obra de Antonio Machado, Federico García Lorca e incluso la del despreciable y mediocre Alberti entre otros, con la Pepa ni agua al contrario; ya dijo Lenin: "¿Libertad, para qué?.

Como no puede ser de otro modo, Izquierda Arrejuntada ya ha salido en defensa de su comisaria con memeces del estilo de "la Pepa somos todos", no son muy originales ellos, llegando un tal Diego Valderas, otro comisario del partido, a decir que perseguir a ese escritor, por muy genial que sea, la dignifica y, tergiversando, mintiendo y manipulando, llega a referirse a la elementa como "su Garzón andaluz".

Con todo, lo mejor es la declaración prestada por la Pepa en el sentido de que prohibió el acto para evitar altercados que podrían ocurrir con elementos opositores; o sea, con rojos desorejados como ella que se pasan la democracia por el mismo sitio que Garzón el derecho de un detenido a hablar con su abogado. Si el homenaje hubiera sido a Miguel Hernández no habría actuado de ese modo con toda seguridad. Además declaró que no tenía ni la más pajolera idea de que Agustín de Foxá hubiera sido literato, y es que, como todo el mundo sabe, para ser concejal no se exige la más mínima cultura, ni siquiera saber leer o escribir. Y es que son tan groseramente estúpidos, tan groseramente analfabetos que insultan a la sensatez y hacen imposible la convivencia.

Por cierto, para el resto del comisariado que la acompaña como si de una "garzona" se tratara, la mentada sujeta, viva Bibiana, es beneficiaria de una póliza de seguros fruto del ERE de Altadis, pagado por la Junta de Extremadura con cargo al "fondo de reptiles". Era presidenta del comité de empresa que firmó con la Junta dicha póliza y aunque no ha renunciado a este derecho, parece que se le ha olvidado incluirlo en la declaración de bienes e ingresos, mientras ha estado cobrando del ayuntamiento por dedicación exclusiva, según ABC.

Son una lacra peor que la peste; carecen del mínimo escrúpulo y florecen entre la inmundicia en que han convertido nuestra sociedad, en la que están como pez en el agua.

"...Empezaba a clarear; cerca de las tapias del Botánico, una mujerzuelas tomaban churros y aguardiente, rodeando dos cadáveres. Parecían padre e hijo. Estaban con las cabezas ensangrentadas, desarticulados como espantapájaros, revueltos con los trajes oscuros.

-Toma, que hoy "entoavía" no has "desayunao".

Y aquella mujer metía un churro frío en la boca seca del muerto.

Huyó horrorizado. Todavía sonaba la radio en el bar del Hotel Nacional. La escuchó José Félix. Sonreía con ironía. En medio de aquellos dos pobres peleles escuchaba las eternas mentiras:

- El pueblo español, que lucha por la democracia y la libertad..."

El anterior texto tomado de "Madrid, de corte a checa" de Agustín de Foxá viene al caso de que por estos canallas no pasa el tiempo, son igual de previsibles, igual de desalmados e igual de mentirosos, pero ya aburren, ya indigestan.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres